Reportaje Tortugas Fotoacuatic.com
Reportajes Manuel Campillo y Aurelia Artolachipi
 
 

FICHA TÉNICA

FAMILIA:
Chelonidae.

ESPECIES:
Hay siete. Las más conocidas son: la tortuga verde, la Carey y la larid.

UBICACIÓN:
Mares cálidos y templados. Hoy día casi sólo en Sinapán, una isla
malaya.

 

 
 
 

Las tortugas son reptiles terrestres que han regresado al mar en busca de nuevos nichos ecológicos y ha sido tal su éxito evolutivo que llevan surcando los océanos desde hace ciento cuarenta millones de años.

Su apariencia es más hidrodinámica con un caparazón más aplanado y ligero que las terrestres y no retraen la cabeza y extremidades dentro del caparazón. Todo lo tienen adaptado a su nuevo entorno: boca sin dientes y mandíbula y maxilares se recubren de una capa córnea en forma de pico; los ojos muy desarrollados así como el olfato y el gusto; sólo el sentido del oído es deficiente.

Las extremidades son aletas natatorias sin dedos ni uñas, las anteriores remos, las posteriores timón.

Al ser vertebrados de sangre fría y tener pulmones deben subir constantemente a la superficie para respirar, pero son grandes apneistas permaneciendo sin salir durante horas. Son diurnos, de noche duermen.

Todos las hemos visto, sin embargo, migrando hacia la tierra para reproducirse. Noches de esfuerzo, riesgo y dolor, segregando un líquido translúcido y denso, llamado popularmente “lágrimas de dolor” y que se debe a la excreción del exceso de sal por unas glándulas oculares. En cada puesta depositan entre setenta y ciento veinte huevos y el episodio se repite varias veces en intervalos de dos a tres semanas.

La incubación dura entre cuarenta y cinco y sesenta días, y nacen perfectamente formadas. Aunque parezca increíble los huevos eclosionan casi al unísono y emprenden juntos el camino hacia el mar, aunque sobreviven muy pocas. A los veinte años serán esas pocas las que en su madurez sexual repitan ese ciclo vital.

Sus enemigos son muchos: grandes redes de deriva, anzuelos de los palangres, orcas, tiburones, la contaminación (petróleo, basuras, bolsas de plástico), las urbanizaciones en los lugares de desove y, sobre todo, el hombre que las caza por su carne, su caparazón (objetos preciosos) y sus aceites (cosmética).

Sólo podemos encontrarlas en grupo en una pequeña isla malaya, Sipadán, al noroeste de Borneo que decidió conservarlas, pero… ¿hasta cuándo?

¡Lo más triste es que ya no quedan paraísos para las tortugas en la Tierra!

 
Escrito por Aurelia Artolachipi
Fotos: Manuel Campillo
 
 
Reportajes Manuel Campillo y Aurelia Artolachipi 
 
 
 
 
Foto del Mes / Galerías Mares del Mundo / Especial Tiburones / Mar Mediterráneo /
Biografía Manuel Campillo y Aurelia Artolachipi / Reportajes / Boletín Informativo /
Blog Foto Acuatic / Zona de Descargas / Créditos / Nota Legal / Contacto